Roma en 72 horas | Turismo Roma
Vive Roma, descubre Roma
Servicios turísticos y oferta cultural
060608
Your tailor-made trip

Social Block

You are here

Roma en 72 horas

Roma in 72 ore

Los itinerarios que encontrarás a continuación están ideados para los que disponen de dos días para visitar Roma. Te recordamos que si adquieres la RomaPass podrás disfrutar sin límites del transporte público urbano y de entrada gratuita y descuentos para museos y eventos.

 

DÍA 1 - Lo mejor de Roma. Desde los fastos de la antigua Roma a las grandes plazas y fuentes de la ciudad

La ruta se inicia desde el más famoso e impresionante monumento de laantigua ciudad, el Coliseo, originalmente conocido como Anfiteatro Flavio, con una capacidad igual a la de un estadio moderno (60-80 000 espectadores) y una altura de unos 50 metros, utilizado durante algo más de cuatro siglos para espectáculos de gran impacto. Para una visita más completa, también se pueden incluir los subterráneos y el tercer anillo, desde el que puedes disfrutar de una vista excepcional (info y reservas 06 39967700 - coopculture.it).

Continúa en el interior del área arqueológica, comienza por la colina Palatino, donde se encuentran los vestigios de la residencia imperial,con unas vistas imponentes del Circo Máximo, para luego descender hasta el valle del Foro. Al salir, avanza por Via Cavour y adéntrate en el histórico Rione Monti antiguo barrio popular.

Tras la pausa puedes seguir por Via dei Fori Imperiali y subir a la Colina Capitolina (Campidoglio) para disfrutar de unas vistas únicas del Foro y admirar la escenográfica plaza diseñada por Miguel Ángel. Si tienes tiempo, te aconsejamos visitar los Museos Capitolinos
Desciende por las escalinatas y a los pocos metros encontrarás Piazza Venezia, caracterizada por el gran monumento blanco, el Altar de la Patria, y por el renacentista Palazzo Venezia.

Continúa recto por Via del Corso y gira a la derecha hacia Via delle Muratte. Desde aquí llegarás en pocos minutos a la espectacular Fontana di Trevi diseñada por Nicola Salvi en el siglo XVIII; no olvides lanzar una moneda ya que, según la tradición, da suerte y les promete a los viajeros el regreso a la ciudad.

Si recorres Via delle Murate y cruzas Via del Corso, llegarás a Piazza di Pietra, dominada por imponentes columnas, único resto del antiguo templo dedicado al emperador Adriano.Continuando por Via dei Pastini se llega a Piazza della Rotonda, hasta hace pocas décadas lugar de mercado y actualmente siempre animada por turistas y residentes que disfrutan de un café al aire libre.
«La Rotonda» es el nombre que los romanos dan al Panteón, excepcional ejemplo de técnica de edificación romana, erigido como templo pagano y posteriormente transformado en lugar de culto cristiano. Entra para admirar su enorme cúpula, realizada en hormigón hace más de 2000 años y que todavía hoy es la mayor del mundo.

Tras una pausa para un café o un helado, continúa hacia Piazza Capranica, desde donde llegarás al imponente Palazzo di Montecitorio, sede de la Cámara de los Diputados, flanqueado por el renacentista Palazzo Chigi, actual sede del Primer Ministro de Italia.

Ahora te encuentras justo frente a Via del Corso, que constituye la principal arteria para ir de compras en la ciudad. Si continúas hacia el norte encontrarás varias calles que cruzan: la Via della Vite, la Via Frattina y la más conocida, la Via dei Condotti, consideradas las calles más «chic» de Roma, pues albergan los puntos de venta de las principales casas de ropa y accesorios de moda.

Tras superar el histórico Caffè Greco, pronto se llega a Piazza di Spagna dominada por la monumental escalinata que conduce al complejo de la iglesia Trinità dei Monti. En el centro de la plaza yace una original fuente del siglo XVII, llamada por los romanos «La Barcaccia», puesto que recuerda a una embarcación a punto de hundirse.
En esta zona no faltan opciones para cenar y satisfacer todos los paladares: desde los lujosos restaurantes de los hoteles hasta las más informales trattorie y pizzerie.

DÍA 2 - Roma a lo largo del Tíber. De la Ciudad Leonina a Roma

Llegar temprano a Piazza San Pietro brinda la oportunidad de disfrutar plenamente de la arquitectura perfecta y de la blancura del travertino. La entrada a la Basílica de San Pedro es gratuita, pero, bajo pago, se puede visitar el Museo del Tesoro y subir a la Cúpula, que ofrece, a quien se enfrenta a la subida, una extraordinaria vista panorámica de la ciudad.

En la Basílica puedes admirar la Piedad de Miguel Ángel, el Baldaquino barroco y el Monumento fúnebre de Alejandro VII realizados por Bernini. Si quieres visitar la Capilla Sixtina y conocer las extraordinarias colecciones papales, debes dirigirte a los Museos Vaticanos (a diez minutos a pie de la Basílica). Se recomienda reservar para evitar largas colas.

Como alternativa, o como añadido, se puede llegar fácilmente a pie al Castillo de Sant’Angelo, bastión de la orilla derecha del Tíber. Antes de continuar, no olvides subir a la terraza panorámica: ¡desde arriba,Roma es aún más hermosa!
Para un pequeño descanso, puedes detenerte en el bar restaurante del in el Ponte Sant’Angelo para llegar a la ribera izquierda. Aquí, entre la Via dei Banchi Nuovi y Corso Vittorio Emanuele, encontrarás muchas alternativas para un almuerzo o un rápido aperitivo.

Siguiendo la Via dei Coronari, plagada de tiendas de antigüedades y objetos decorativos vintage, llegarás al poco a una de las más hermosas plazas de la ciudad: Piazza Navona.
Antes de entrar, detente a mirar, desde Piazza di Tor Sanguigna, los imponentes restos del Estadio de Domiciano. Puedes echar un vistazo desde el exterior o, si deseas profundizar, se puede visitar, bajo pago, la excavación arqueológica.

La forma inusual de la Piazza Navona deriva del antiguo estadio romano que allí se alzaba en la Antigüedad, utilizado para las carreras, con caballos y carros, y que a mediados del siglo XVII fue transformado por Inocencio X en sala familiar. En el centro, se encuentra la Fontana dei Quattro Fiumi, admirable obra de Bernini y, tras ella, el gran Palazzo Pamphilj (actualmente embajada de Brasil) y la iglesia de Santa Inés en Agonía, realizada siguiendo el diseño de Borromini.

En el extremo opuesto de la plaza se encuentra el Palazzo Braschi, actualmente sede del Museo de Roma; cruzando el patio interior te encontrarás frente a otro edificio, el actual Museo Barracco que alberga obras de escultura antigua.

Tras pasar el Corso Vittorio Emanuele y continuar recto, llegarás a Campo de’ Fiori, la única plaza monumental de la ciudad que no acoge una iglesia. De hecho, en el pasado fue uno de los lugares escogidos para las ejecuciones públicas, como recuerda la estatua del filósofo Giordano Bruno, condenado a la hoguera por sus ideas. Cada mañana se celebra aquí el mercado de frutas y hortalizas, pero por la tarde las tiendas de gastronomía y alimentación de la zona también te brindan la oportunidad de probar los productos típicos o comprar un souvenir.

Poco después está Piazza Farnese dominada por la mole del palacio homónimo, sede de la embajada de Francia; para continuar el itinerario dirígete a Via dei Giubbonari, cruza Via Arenula y continúa hasta llegar al corazón de la Judería. Entre las ruinas del Imperio Romano, como el Pórtico de Octavia y el Teatro de Marcelo, palacios nobles y fuentes, podrás descubrir las tradiciones de la comunidad judía que todavía habita aquí y que transmite de generación en generación hornos, pastelerías, restaurantes kosher... Para completar tu visita también puedes incluir el Museo Judío y la sinagoga.

La jornada se acerca ya a su final.
Vuelve a cruzar el río por Ponte Fabricio para llegar a la Isla Tiberina donde se encontraba antiguamente el templo de Esculapio, dios de la medicina. Al llegar a la orilla opuesta, te encontrarás en Trastevere, barrio popular de la ciudad, animado hoy en día por muchísimos locales.

DÍA 3 - Entre arte y naturaleza. Del centro histórico a los barrios modernos

Roma es una ciudad rica en zonas verdes y uno de sus mayores parques es Villa Borghese, que, con unas 80 hectáreas de extensión, contiene varios edificios y museos, además de un pequeño lago. Hay varias puertas de acceso al parque, pero si deseas visitar la Galleria Borghese, en Via di Porta Pinciana se encuentra la entrada más cómoda.

En su interior alberga los más importantes grupos escultóricos de Gian Lorenzo Bernini como El rapto de Proserpina, Apolo y Dafne y el David, además de la famosa Paolina Bonaparte de Antonio Canova. En las otras salas podrás disfrutar de obras maestras de Tiziano, Rafael, Domenichino, Correggio y una sección dedicada al pintor más famoso del siglo XVII, Michelangelo Merisi, conocido como Caravaggio. La visita tiene una duración media de dos horas, el aforo es limitado y la reserva es obligatoria.

Al salir puedes deleitarte con un agradable paseo por el parque, para seguir en dirección a la terraza del Pincio. Aquí podrás disfrutar de una perspectiva distinta de la ciudad desde arriba y, descendiendo por una breve rampa, llegarás a Piazza del Popolo, rodeada por tres iglesias y, en su
centro, la espectacular Fontana dei Leoni. En el lado sur de la plaza se encuentran dos elegantes cafés históricos que durante el siglo pasado fueron lugar de encuentro de artistas e intelectuales. Algo después de via di Ripetta encontrarás varias opciones para el almuerzo.

Para continuar el itinerario, toma el metro (Flaminio - línea A) y, tras hacer trasbordo en Termini, bájate en la parada Circo Massimo (línea B). El antiguo estadio, mandado construir por Augusto para las grandes carreras con carros, ha sido mejorado recientemente con la apertura de un pequeño espacio de exposiciones que ayuda a comprender la historia de este extraordinario lugar. Subiendo por Roseto comunal (Rosal municipal), especialmente sugerente en primavera y, un poco más adelante, el Giardino degli Aranci (Jardín de las Naranjas), lugar ideal para relajarse y tomar algunas fotografías desde una de las más bellas terrazas panorámicas de la ciudad, con vistas al río.

Sobre la colina se encuentran muchas iglesias interesantes, como Santa Sabina y San Alessio, si avanzas un poco llegarás al complejo de la Orden de los Caballeros de Malta. Detente ante el gran portón y echa un vistazo a través del pequeño orificio situado en el centro: la visión te dejará sin palabras. Con reserva anticipada se puede seguir al personal interno en una visita para descubrir el jardín y la Iglesia de Santa Maria del Priorato, única obra arquitectónica de Juan Bautista Piranesi.

Desde aquí, baja por la calle principal y recorre Viale Aventino para llegar a otro monumento excepcional: la Pirámide Cestia, imponente tumba realizada en el siglo I a.C. por el pretor Cayo Cestio. Tras una larga restauración, la cubierta de mármol ha recuperado su antiguo esplendor y también se pueden visitar las cámaras funerarias del interior.

Detrás de la Pirámide se encuentra el Cementerio Protestante caracterizado por sepulturas monumentales inmersas en el verde donde descansan, entre otros, el poeta inglés John Keats y su amigo Percy Shelley y el italiano Antonio Gramsci.

Tras unos pocos pasos llegarás al centro del barrio Testaccio y verás la presencia de una pequeña elevación llamada Monte dei Cocci, una colina artificial creada por la acumulación de fragmentos de ánforas usadas para el transporte de mercancías. El nombre del barrio procede del término latino “testae” (fragmento de terracota). La zona también es ideal para una pausa gastronómica. Además de los clásicos restaurantes y pizzerías, el pintoresco nuevo mercado callejero merece una parada para adquirir productos frescos y especialidades de la comida callejera romana.
Para después de cenar, el barrio ofrece varias posibilidades: discotecas, locales con música en directo, bares y vinotecas.

You may also be interested in
Share Condividi

Media gallery

Media gallery
Roma in 72 ore

Node Json Itinerari Block

Interactive map

Choose events and services nearby

The itinerary's places

Tus utilidades