Perderse por las callejuelas de Roma, pasear entre sus antiguas ruinas es con seguridad una experiencia inolvidable, pero quién no ha deseado alguna vez admirar la ciudad desde arriba, ver de un solo vistazo todo el centro histórico y más allá, hasta alcanzar con la mirada los cercanos Castelli Romani u observar ciertos detalles de los monumentos difíciles de captar desde las perspectivas habituales. Roma ofrece muchos puntos panorámicos, cada uno con diferentes particularidades, desde donde disfrutar de unas magníficas vistas:

GIANICOLO

En esta colina, ubicada sobre la orilla derecha del Tíber, hay un mirador muy cerca de la estatua de Garibaldi desde donde se pueden admirar fascinantes postales del centro histórico.

TERRAZAS DEL VITTORIANO

Desde la Terraza de las Cuadrigas, en la parte más alta del complejo del Vittoriano, puedes disfrutar de un panorama realmente espectacular. Dos ascensores panorámicos, inaugurados en 2007, permiten alcanzar el punto más alto del edificio, desde donde podrás admirar Roma a 360º.

La vista se abre desde la grandeza del Coliseo y los Foros Imperiales hasta las iglesias del centro histórico, desde el río Tíber hasta el Gueto judío, desde la Piazza del Campidoglio hasta el Quirinal y desde el moderno barrio Eur hasta los característicos Castelli Romani.

PINCIO

Desde aquí, desde el espléndido mirador de Piazza Napoleone I, se aprecia una de las panorámicas más bonitas del mundo. Nadie quedará indiferente ante tal panorama, capaz de abarcar gran parte del centro histórico de Roma (incluida la cúpula de San Pedro y Castel Sant’Angelo) y de ofrecer una puesta de sol realmente sugestiva.

JARDÍN DE LOS NARANJOS

En la parte más alta de una de las colinas más elegantes de Roma, el Aventino, entre las murallas medievales, restos de la antigua fortaleza de la familia Savelli, surge el Parque Savello (también llamado el Jardín de los Naranjos), un pequeño jardín rectangular. Desde aquí es posible admirar unas maravillosas vistas de Roma desde el meandro del Tíber hasta la Basílica de San Pedro.

CÚPULA DE SAN PEDRO

Es necesario subir 537 escalones de la larga subida en espiral, llamada «el caracol de San Andrés», para llegar hasta la panorámica galería externa de la cúpula de San Pedro. Desde aquí se puede admirar Roma a 360º: los monumentos, las villas, los jardines, el Tíber, hasta los Montes Albanos a lo lejos.