Roma Capitale ha establecido, para quienes duermen en los hoteles, casas de vacaciones, hostales, bed and breakfast y campings de Roma, con la excepción de los albergues,  el pago de un impuesto turístico por cada noche transcurrida en las estructuras hoteleras de la ciudad.

A partir del 1 de septiembre de 2014, las tarifas por persona serán las siguientes:

Estructura                             Importe por noche                     Número máx. noches

Hoteles

1- 2 estrellas                                           3 euros
3 estrellas                                                4 euros                                            10
4 estrellas                                                6 euros
5 estrellas                                                7 euros

Bed and breakfast, 
Hostales,                                                   3,5 euros                                        10
Casas de vacaciones, casas
y apartamentos turísticos

Casas rurales y residencias           4 euros                                            10
turísticas hoteleras 

Estructuras de recepción
al aire libre,
campings y zonas equipadas          2 euros                                           5
para la estancia temporal  

¿Cómo se paga? Puede pagarse en efectivo o con tarjeta, al final de la estancia, directamente en las estructuras de recepción, que emiten un recibo nominativo de pago. Además, el impuesto se aplica hasta un máx. de 10 noches consecutivas en el año solar, siempre que tengan lugar en la misma estructura de recepción;  5 noches si se trata de estructuras de recepción al aire libre, campings y zonas equipadas para la estancia temporal.

¿Quién no tiene que pagarlo? Quien reside en Roma, los niños de hasta 10 años, quien acompaña a pacientes por razones de salud, el personal de la Polizia di Stato y de las demás fuerzas armadas y un conductor de autocar y un acompañante turístico por cada 23 participantes.

Para más información: llamar al +39 060608 o consultar las páginas web  www.comune.roma.it.

Una parte del impuesto turístico se utilizará para mejorar la acogida de los turistas y, en concreto, parte de las sumas se destinará a gastos de mobiliario urbano, decoración y promoción turística.