Este itinerario empieza en una de las plazas más mundanas de la Capital: Campo de’ Fiori. El mercado al aire libre que se celebra por las mañanas y el ocio y la diversión que proponen los bares y restaurantes de la zona durante la noche, así como el gentío de jóvenes que la visitan sobre todo durante la temporada de verano, la convierten en una de las plazas más animadas de la ciudad. Este ambiente tan vital y ruidoso contrasta rotundamente con la austera estatua de Giordano Bruno, que fue quemado vivo en la hoguera en este mismo lugar donde se yergue el monumento a su memoria.

En sus alrededores encontraréis muchísimas tiendas y talleres de artesanos que os mantendrán entretenidos durante un buen rato.

Una vez hayáis visitado detenidamente Campo de’ Fiori, sólo debéis cruzar el Corso Vittorio Emanuele II para llegar a la Piazza Navona. Surgida de las ruinas del Circo de Domiciano, donde se celebraban competiciones de atletismo, juegos y carreras de caballos, se ha converdito en una de las plazas más elegantes y vivaces de Roma: rodeada de bares con terrazas, de tiendas y restaurantes, la plaza muestra orgullosa las tres maravillosas fuentes que la adornan, entre las que destaca la “Fuente de los Cuatro Ríos” esculpida por Bernini con ocasión del Jubileo del año 1.650.

Además, Plaza Navona se anima cada día con los numerosos artistas que con sus obras consiguen, en pocos minutos, capturar la expresión y la fisonomía de los clientes que se dejan retratar. A lo largo de los años, Plaza Navona no ha dejado de ser uno de los lugares de encuentro preferido de los romanos, sobre todo durante el Carnaval, la Navidad y la Epifanía.

Tradicionalmente, el día 8 de diciembre la plaza se anima aún más con el mercadillo navideño, donde se venden pesebres artísticos y modernos, objetos de artesanía y, por supuesto, golosinas y chucherías. El mercado termina con motivo de la Epifanía cuando, en la noche del 5 al 6 de enero, adultos y pequeños se preparan para la llegada de la “Befana” (una especie de bruja buena que viaja volando sobre una escoba y que regala golosinas y caramelos a los niños buenos, mientras que deja carbón a los más traviesos).

Nada más dar la vuelta a la esquina de la plaza os encontraréis en el paraíso de las antigüedades: lámparas, mesas, escritorios y objetos antiguos lucen en los lujosos escaparates de los anticuarios de Via dei Coronari. Desde ahí en un momento se llega a la espléndida Iglesia de San Luis de los Franceses, donde se pueden admirar tres obras maestras del magnífico Caravaggio.

Desde ahí, nuestro itinerario os conduce hacia la cercana Piazza della Rotonda, donde se yergue el Panteón. Este monumento romano ha acompañado la historia de esta ciudad y ha conseguido llegar hasta nuestros días en un estado de conservación admirable, por lo que aún podemos apreciar el mismo aspecto que lucía en la antigüedad. Este templo, dedicado a todos los dioses, no cuenta con ninguna ventana, pero sí con una apertura situada en la cima de la cúpula de aproximadamente 9 metros de diámetro que corona el edificio, único tragaluz natural del santuario.

Y paseando por este barrio no se puede renunciar a una pausa para tomarse un buen café: por tradición, os aconsejamos que os acerquéis a la cafetería Sant’Eustachio, donde según cuentan se sirve el mejor café de toda Roma. ¿Su secreto?......¡a ver si lo descubrís!

Y mientras os dirigís hacia la Plaza de España, si os acompaña una bonita jornada con sol, no dejéis de disfrutar de una parada en una plazoleta que parece hallarse fuera de lugar, sobre todo considerando que a pocos metros se encuentra la ruidosa y caótica Vía del Corso: se trata de la piazza San Lorenzo in Lucina. Una de las plazas más bellas de la ciudad, donde los romanos se dan cita para tomarse el aperitivo en una de las terrazas de los bares que alberga la plaza. Una vez sentados, mientras degustáis vuestro aperitivo podéis disfrutar del panorama y de la Iglesia homónima, que custodia en su interior la Capilla Fonseca, realizada por Bernini.

 

Modifica

I luoghi dell'itinerario

Campo de’ Fiori – El Campo de las Flores

Histórico y típico mercado durante el día, Campo de’ Fiori se transforma en el centro neurálgico [...]

Piazza Navona

Piazza Navona es una maravilla: le acogen los pintores ‘de la calle’, los que, por pocos euros, hacen un retrato [...]

El Panteón

Una vez dentro del Panteón, cuando alcéis la vista para admirar la cúpula, un rayo de [...]

Piazza Navona – Plaza Navona

Se trata, sin lugar a dudas, de la plaza más elegante y alegre de Roma. Surgida [...]

Fontana dei Fiumi -La Fuente de los Ríos

La Fuente de los Ríos, situada  en el centro de la Plaza Navona, es una de [...]