En el corazón de Roma, a pocos pasos del casco antiguo, se encuentra uno de los barrios más característicos de la ciudad. En realidad no se trata de un barrio propiamente dicho, sino de un rincón de Roma con rasgos inesperados y extraños, una fantástica mezcla de Modernismo y Art Déco, con infiltraciones de arte griego, gótico, barroco e incluso medieval. Hablamos del barrio Coppedè, un complejo de 26 palacetes y 17 chalets que surge entre Via Salaria y Via Nomentana.

Un “gran arco” ricamente decorado que comunica los dos palacios de los embajadores, del que cuelga una gran lámpara de techo de hierro forjado, define la entrada del barrio, realizado entre 1913 y 1926 por el ecléctico arquitecto Gino Coppedè, del que toma su nombre.

El conjunto de los edificios, el increíble “pastiche” de lenguajes arquitectónicos que sumergen al visitante en la atmósfera lujosa y también un poco ficticia de principios del siglo XX, se articula alrededor de Piazza Mincio, donde el espacio central está ocupado por la Fontana delle Rane: una imponente fuente poblada de 12 ranas, también conocida por el baño que los Beatles se dieron vestidos después de un concierto suyo en la cercana discoteca Piper.

La plaza está rodeada de edificios diferentes por forma y tamaño; los dos edificios más importantes, decorados de manera rebosante y fantástica, son: la Palazzina del Ragno (el Palacete de la Araña), de inspiración asirio-babilónica, que se distingue por una gran araña en la fachada, y el Villino delle Fate (Chalet de las Hadas), caracterizado por una asimetría total, con arcos y frisos medievales, realizado con la fusión de diferentes materiales como el mármol, el ladrillo, el travertino, la terracota y el cristal.

La dimensión casi fantástica de este atractivo lugar de Roma ha inspirado más de una película: el barrio Coppedè embrujó indudablemente al director de cine de terror Dario Argento, que lo utilizó como ambientación de dos de sus largometrajes más famosos: “Inferno” y “El pájaro de las plumas de cristal”, pero también se rodaron allí algunas escenas de otras películas, como “Il profumo della signora in nero”, de Francesco Barilli, “Ultimo tango a Zagarolo”, de Nando Cicero, y “Audace colpo dei soliti ignoti”, de Nanni Loy, con Vittorio Gassman.

Address

Piazza Mincio