En Roma la pizza siempre ha sido un pretexto para un tentempié, una comida propiamente dicha o una sencilla merienda a cualquier hora del día.

Entre las pizzas típicas tradicionales de la cocina romana destaca la sencilla pizza blanca, que se come a media mañana y se compra en la panadería, o se rellena, si es la época adecuada, con unas lonchas de jamón serrano y unos higos pelados para una “pizza e fichi” única y muy sabrosa.

Pero Roma ha sabido aventurarse más allá de la tradición, dando vida a una nueva era de la pizza que ha convertido la capital en un lugar donde la pizzería, al corte o clásica al plato, es un lugar de síntesis entre tradición y autenticidad de los productos y búsqueda de los ingredientes, como la levadura madre la con que se prepara la masa, que tiene que ser totalmente natural.

Pizzeros chef de gran pasión, con propuestas geniales que combinan a veces las recetas clásicas de la cocina romana, como la trippa o la coda alla vaccinara, con la pizza, nos regalan intensas emociones y sabores únicos. Recomendamos preparar en casa, en cuanto llegue la época adecuada, la receta más típica de la pizza romana, de jamón serrano e higos, e ir a degustar directamente a una pizzeria las muchísimas propuestas de la nueva era de la pizza romana.

La receta: pizza de jamón serrano e higos
Ingredientes para la pizza de jamón serrano e higos (dosis para 4 personas):
•    4 trozos de pizza blanca de la panadería
•    Aceite de oliva virgen extra dop
•    Jamón serrano
•    Algunos higos

Preparación
Disponer sobre los trozos de pizza, partidos horizontalmente y ligeramente untados con el aceite virgen extra, las lonchas de jamón serrano y dos o tres higos pelados y abiertos.